viernes, 8 de enero de 2010

Los Malos Escuchadores

___Clasificación: Tipos de Cerdos___

No cabe duda alguna de que la vieja práctica de la conversación personal está en decadencia. Los comportamientos penosos de sus actores ya se han convertido en malas costumbres casi irremediables.

Se sabe que parte de culpa la tienen los Comunicadores Hirientes, tales como los Loros de las mil palabras por minuto, los Chilladores que hablan a los gritos o los Cansinos capaces de aburrir hasta la suegra más cotilla; todos ellos hieren con la lengua.

Pero también es cierto que el defecto mayor se encuentra en no saber escuchar, en los negados a prestar atención. Muchos nacen con esta desgracia y puede que les persiga toda la vida.

Veamos algunos de los Malos Escuchadores y sus características:

El de la Mirada Perdida

Completamente abstraído en su propia orbe de ensueño, este embobado esconde en su mirada perdida un total desconocimiento de lo que se le habla.
Sólo basta con mirarle su estática sonrisa falsa para darse cuenta de que no tiene ni la mínima idea del tema. También se podrá observar cómo asiente con la cabeza por pura inercia.

A veces llega al límite de lo obvio cuando se le hace una pregunta y no se entera que tiene que responder.
Cuando es muy clara la desatención, incluso ya una falta de respeto, entonces un codazo bien dado sería la solución inmediata.

El del Vídeo Juego

Está comprobado que es imposible que alguien que se entretiene con un vídeo juego pueda entender lo que un tercero le está diciendo. Piensen que toda su atención está puesta en la pantalla, en lo que mira y maneja. Por tal causa, es probable que de todo lo que se le ha dicho le hayan quedado significados incorrectos:
- "Rolando, no te olvides de sacar las bolsas de basura... "
- "ahá... "
- "¿me escuchaste?"
- "sí "
- "a ver, qué te dije... "
- "algo sobre supermercado"
- "no, idiota, dije que no te olvides de sacar las bolsas de basura"
- "mm"
- "¡Rolando, te estoy hablando, mierda!"
- "no, hoy no puedo ir a comprar nada"

Seguramente tampoco quiera poner pause, pero procesar apagándole el televisor no es buena idea, podría derivar en una reacción bochornosa y hasta peligrosa, al igual que si se quisiera despertar a un sonámbulo caminando por el techo.

El que Interrumpe

Entre tantas cosas desagradables que envuelve la conversación, la loca afición de interrumpir es una de ellas.
En este caso, se puede citar dos muestras.

Por un lado, localizamos al arrogante, que con aire de superioridad interrumpe porque quiere demostrar que todo lo sabe y levanta la voz con el afán de imponer cierta autoridad, aún cuando el otro dice que no terminó de hablar.
La solución sería darle una patada en la nuca para que aprenda a que no debe in-te-rrum-pir.

Por otro lado, detectamos al desinteresado, que todo lo que escucha le parece trivial, aburrido, pero cuando oye una palabra que le incumbe, que la pueda relacionar con algo de su interés, inmediatamente se le encienden las luces y a velocidad de un rayo interrumpe.

Supongamos que la charla se desarrolla más o menos así:
- "...y cuando pasé por la feria"
entonces él cortará la frase para cambiar el tema:
- "en la feria, en la feria me encontré un billete de cien euros"
En el momento en que este marciano interrumpe, uno debe marcharse y dejarlo hablando solo.

El de la Armonía

Cuando alguien necesita tranquilidad, paz, calma, intenta hablar lo menos posible. Y en esa búsqueda de armonía cae en el desgano de dar la razón sin escuchar.
No obstante, este comportamiento no es tan simple y tan cómodo cuando la otra persona quiere discutir.

Imaginen una relación de pareja en donde uno de los dos tiene mucho de que hablar, varios temas pendientes. Mientras que el otro individuo, que llega cansado de trabajar, quiere relajarse en el sofá: hay un 80% de probabilidad que esta última persona, sin escuchar a su pareja, le responda como a los locos:
-"sí, mi amor, sí, llevas razón, claro que sí"

No sólo sucede con las parejas, sino también con amigos, familiares, compañeros de trabajo, profesores - nunca con operadores de telefonía móvil -

En fin, sea cual fuere el caso, siempre existirá una técnica adecuada para combatir a los Malos Escuchadores, al menos por un momento.


Sin embargo, ya es tarde para buscar soluciones, las Viejas Barrenderas se apoderaron del arte de la conversación y les juro que se han vuelto verdaderas expertas en el tema.©

48 comentarios:

La solitaria dijo...

Jajá muy bueno Diego!!! Yo cuando me relajo, no acepto que me vengan con planteos y/o conversaciones y/o pavadas en general! Como vos dijiste: patada en la nuca! (sale una para mí también!)

jose rasero b. dijo...

Es lo peor: no saber escuchar. Es idéntico a: no saber aprender. Purita desgracia.

Saludos!!

Liz Hepburn dijo...

mmmm no me gusta que me interrumpan xD pero a veces no pongo cuidado porque no me interesa!

soy un demonio pfff

Lu♥ dijo...

Huyyy yo hablo super rapido... y a veces interrumpo cuando veo que estan contando mal algo!!
Pero escucho... me gusta escuchar lo que tienen para decir... y cuando hay un bache, siempre pregunto algo para que la persona sepa que me interesa.

Un beso.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Aaaaa, todas esas especies de malos escuchadores me enervan de una forma insuperableeee... Y hay más aún.. Que molesto.
Cariños!

Marina dijo...

Lamentablemente parece que cada vez hay más de esas clases...

La candorosa dijo...

Excelente post, ¡y espectaculares los detalles de cada uno de estos "perfiles"!

A "los de la mirada perdida", cuando los detecto, en lugar de seguir con el curso normal de la conversación, comienzo con absurdos terribles y ellos siguen asintiendo con la cabeza, hasta que alguna palabrota los trae a la realidad!!!

2Los que interrumpen", merecen ser amordazados!!!

Y "El de la armonía", es un fenómeno que se da en los matrimonios, donde el que asiente o abusa de los monosílabos, ¡¡es casi siempre el hombreee!! ajajaaaaa

Saludazos!!

in-macanuda dijo...

los que hablan y no escuchan, el ida y vuelta les es imposible...ya volcaba mi odio sobre eso allá por el "me cacho en castaña" en una reciente oportunidad...coincidimos che, lo mas feito es que uno se da cuenta cuando hacen que te escuchan y estan papando moscas...pero ahi hay un punto tb...que pasa cuando al que no escucha se le cruza un suelta lengua insoportable? hay que ver si ese no escuchante no esta pasando tb por la insalubre experiencia de perder los oidos...a veces el cerebro se pone stand by ante tamaña informacion...

besos de trompa!

carlota. dijo...

Y los que les estás hablando y en medio de la frase se gira para hablar con el de al lado , son más o menos como los de la mirada distraido pero muchísimo más mal educados .

Un beso

Anónimo dijo...

la culpa no es siempre del que no escucha. a veces no queda más remedio que poner el "stand by" y aguantar escuchar historías que te importan tres pepinos y medio.en mi pueblo se llama ser diplomático.luego,queda evitar sentarse al lado de esa persona siempre que se pueda....

princesa espartana

Anónimo dijo...

ah!y se te olvidó el mentiroso que merece ganar un óscar porque tiene la capacidad de hacerte creer que te escucha, pero en el fondo lo que le estás contando ni le va ni le viene.

la lujuriosa

Lady dijo...

Qué especie los malos escuchadores!

En particular detesto a los que no saben hablar de otra cosa que no sean ellos mismos. Siempre tienen algo para contar, en el que ellos fueron los participantes... real o inventado. Son insufribles!

Besos

Etienne dijo...

La gente está muy pendiente de sí misma y el acto reflejo es no escuchar, pensando en sus propias calamidades.
El egoismo prima sobre el deseo de ayudar al otro, los problemas propios, las pulsiones no satisfechas y sobre todo el desinterés por los demás.
Todos estos cerdos sufren de lo mismo: están solos, no saben escuchar, no saben compartir.

Dean dijo...

La verdad es que si no escuchamos al otro somos unos verdaderos cerdos, por eso siempre decimos que los políticos no escuchan al pueblo.
Un saludo.

Dr. J dijo...

Yo odio a los que interrumpen. Pero entro en las demás categorías.

Saludos!

Anónimo dijo...

jejejeje este es de los grandes locaso, creo que me siento identificado un poco con el que se hace el opa, pero a mi favor voy a declarar que el 20% de las veces presto atencion en serio jajajajajaja

saludos

Roncaboy

Sabrina O. dijo...

La mayoría te oye y no te escucha y uno lo hace también con determinadas personas.
Además es cierto que se ha perdido creatividad en las conversaciones y al manifestar uan opinión, la gente reproduce oralmente y de manera escrita puras perogrulladas.

No se arriesgan a algo nuevo y eso sólo significa una cosa: sopor.

¡Abrazo Dieguito!

Mansilla dijo...

También hay que ser honestos y decir que una gran mayoría de personas decimos muchísimas estupideces. Todo el mundo está en su sano derecho a no escucharlas.
Como dice la frase "el hombre es amo de su silencio y esclavo de sus palabras".

cerdos y cerdas dijo...

La Solitaria: jaja, a mi me pasa igual, pero como dice la Candorosa, yo pensaba que era cosa de hombres. En esos momentos uno piensa lo lindo que sería vivir solo.

Jose: una de las tantas desgracia que arrastrar las personas

Liz Hepburn: un desastre lo tuyo, jaja

Lu: cuál es la razón pro la cual una persona hablar rápido? piensa más rápido o qué?
Hablar lento y con ciertas pausas, en general genera más interés e incluso hasta ansiedad en el otro por saber.

Sol: son muy pocos los que de verdad saben escuchar

cerdos y cerdas dijo...

Marina: el viejo arte de la conversación se encuentra en decadencia

La Candorosa: jajaja, decir una barbaridad o una palabrota es una técnica buenisima para que los de la Mirada Perdida vuelvan a prestar atención.
En cuanto a los de la Armonia, yo también opinaba lo mismo, pensaba que eran sólo los hombres, pero la Solitaria ha dado testimonio de que no es tan así. Así mismo. seguro que la mayoría somos nosotros los hombres que contestamos con sí, sí.

In-macanuda: en el caso de cruzarse un Mal Escuchador con un Comunicador Hiriente, estaría justifica la conducta de no prestar atención del Mal escuchador.

Carlota: me había olvidado de esos, jaja, son tremendos, muy bueno tu aporte.

Princesa Espartana: sí, ante todo, para poder ser un buen escuchador hay que tener un buen comunicador

Lujuriosa: aunque se crea que es parecido con el de la Mirada Perdida, tiene la diferencia de que simula escuchar, en cambio, el de la Mirada Perdida está en otro mundo. Muy buena tu observación

cerdos y cerdas dijo...

Lady: egocéntrícos y en el peor de los casos, egocentricos y menitosos, son insoportables

Etienne: le diste en el clavo. Es muy cierto, estamos preocupados en nuestros pensamientos que no nos permite escuchar. Muchas veces cuando nos habla estamos pensando en lo que vamos a decir nosotros cuando nos toque el turno.

Dean: Somos tan malos escuchadores, que a veces damos asco.

Dr J: yo entraba en el del video juego, ahora hago los mismo pero cuando estoy con la computadora

Roncaboy: jajaja, un 20% para un Cerdo de su voltaje ya es mucho

Sabrina: esa es otra cosa cierta, se hace monotono. Para que a uno le presten atención debe crear un ambiente que genere interés, con un gesto, con una pausa, con una locura capaz.
Que real es eso de que a ciertas personas no le prestamos atención.

Mansilla: no sólo las estupideces que dice, sino cómo las dice, como dije, son Comunicadores Hirientes

ojos de bebé dijo...

Eh? Qué dijiste? jajajajaja

Perdón, no lo resistí... A mí me enseñó mi abuela que Dios nos dió dos orejas y sólo una boca, para que pudieramos escuchar el doble de lo que hablamos.

el capitán Beto dijo...

Si hay una cosa que odio es que me interrumpan cuando estoy interrumpiendo...

Tengo la rara virtud (o defecto, según se mire) de poder prestar atención a varias conversaciones a la vez. Ya se que queda feo pero aunque no mire puedo escuchar lo que está diciendo el otro.
Me controlo pero hay veces que no puedo evitarlo.

salud y buenos alimentos

Lorena dijo...

Jajaja! Tenemos al egocéntrico puro que es tan frustrante!!!... cuando está contándote algo vos le dispensas la mayor atenciòn y cuando vos le contas algo, salvo que coincida con algún interés personal, te cambia rotundamente de tema dejándote bien en claro que le importa NADA todo aquello que no le refiera!
Muy bueno Diego! besos :)

ENSUCORCEL dijo...

Lo que me pone mal es tener que "charlar" con alguien de una fila, encuentro totalmente azaroso. Pato o gallareta. Casi siempre pato. Y si es gallareta, te tenés que despedir cuando a uno de los dos le toca el cajero. Totalmente circunstancial y con mal pronóstico. Entonces mejor ni empezar.

Anónimo dijo...

para mí lo peor es que mientras estoy contando algo el escuchador se ponga a cantar las letras de la canción que hay de fondo...aunque nadie se lo crea, doy fe de que alguno existe.
espartanita

cerdos y cerdas dijo...

Ojos: jajaja Mejor así, si nos hubiese dado dos bocas, menos podríamos escuchar

Capitan Beto: jaja, Cerdo di merda. Esa es una capacidad, una gran virtud para sacarle provecho.

Lorena: de todos los que hemos tratado, este que cambia el tema cortándote es el peor, por eso hay que dejarlo hablar solo.

Ensucorcel: a mi me pasa en las esperas de la clínica, por lo general son las señoras sesentonas que te quieren sacar conversación, hasta que le tocan el turno

Espartanita: jajajaja, no, no, tremendo, jaja, terrible falta de respeto, agendamos ésta nueva conducta también, jajaja

maniática dijo...

el artículo está muy bueno, Diego
muy divertido pero pertinente

en mi opinión no es difícil combatir a los que no escuchan,
solamente no hay que hablarles

Andreita dijo...

Sabés que Diego? No siquiera son "Escuchas", por tanto no merecen entrar en categorías.

A esta clase de sujeto se la conoce como "Oyente", oyen el ruido, la melodia, las palabras, pero no se detienen a escuchar, por tanto, pasa de largo.

Y creo que el mundo loco y agitado nos lleva cada vez mas a volvernos un poco impermeables, la cuestión es aplicar el criterio y cdo no nos interese, decir: "muchas gracias por el interes pero dejé el helado en la hornalla" y evitarle al hablante el dilema existencial.

Un besito!

Anónimo dijo...

Yo lo que odio, es cuando salimos en grupo a un boliche e intentamos mantener una conversacion con los hombres, pero cada mina que pasa se les van los ojos de un a manera tan babosa que hasta me da verguenza ajena! Pero lo que es peor, tengo que repetir treinta veces lo mismo porque no retienen nada y resulta imposible poder mantener una charla normal o por ende lograr avanzar el tema, es decir, 20 minutos hablando para que cada dos por tres pierdan el hilo x una falda que pasa! Falta de respeto no? Asi una de dos, o no voy mas a bailar con ellos, o voy, pero en cuanto me pregunten algo solo contestare preguntas cerradas (si o no) ja,apurandome antes q pase otra distraccion besosos La flaca

La Furia de la Negra dijo...

El que interrumpe (y mas con una boludez) merece una patada a la tibia!!

Tomás Münzer dijo...

Ja, muy bueno! Los que más me vuelven loco son los interrumpidores, la única solución es irse, porque cuando ya te interrumpieron varias veces para contar lo que querían (que para ellos es la súper anécdota y él el súper protagonista) es obvio que después no te van a dar bola, así que hay que irse antes de que cuenten su anécdota, irse o matarlos.

Anónimo dijo...

jaaajaaa muy bueno el post diego
las descripciones son exactas. mi hermano es el del video juego, tal cual
MI

Javier Trettel Buteler dijo...

uuy, pero te faltó la raza de habladores más potente del planeta, la que sobre sale como ninguna, la de más amplitud y pesadez:
EL CORDOBES CULIADO!!!
abrazo papá!

estoy_viva dijo...

Soy tolerante y acepto escuchar si es que siento o intuyo que necesita soltar laste que lleva dentro, estoy entre armonia y el que interrupe, ufff que mal me veo tendre que rectificar mi compartimiento.
Con cariño
Mari

Lola Mariné dijo...

A veces se hace dificil ser buen escuchador, no todo el mundo es buen conversador...

Gracias por la visita.

Saludos.

Matías dijo...

Cerdo,
Muy bueno, también estan los que te dicen todo que "si" o "aha" y jamas escucharon algo de lo que les decias sino que estaban pensando en que se iban a poner el sabado a la noche para salir.
Un abrazo

Miguel Vivas dijo...

Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…

Cerdos y Cerdas dijo...

Maniática: por qué pertinente?

Andreita: parece que el único método es sentarse tranquilo a tomar un café para hablar, y así mismo seguimos pensando en otra cosa a causa de no tener un orden en la cabeza

La Flaca: jaja, esa conducta es típica de los buitres

Cerdos y Cerdas dijo...

La Furia de la Negra: sí, pero que sea rotura de tibia y peroné

Tomás: además de ser el que interrumpe, es mentiroso y fanfarron

Mi: y yo también

Cerdos y Cerdas dijo...

Javier: pesado? capaz, pero los cordobeces hacemos reir y te invitamo (sin s) a un fernet

Estoy viva: que seas una mala escuchadora, va y pasa, pero que encima soportes escuchar a un Hiriente de la conversación, no tenés perdón; pro el bien de la humanidad a esos malos habladores hay que cortarlos por lo sano, para que aprendan, de lo contrario se creeran interesantes y será peor

Lola: como dijimos, la culpa es repartida

Matias: esa característica la he nombrado en el de la Armonia

Miguel: bienvenido al chiquero

Liduvina dijo...

El que más me irrita es el que interrumpe, porque me doy cuenta que empiezo a hablar más rápido para abarcar mi poqisimo tiempo de expresión

Saludos!!

http://mimedioalquiler.blogspot.com/

Ilian dijo...

Excelentes descripciones, quién no ha sido uno de esos cerdos alguna vez, pero bueno habrá que mejorarlo solamente, y aprender más a escuchar a los otros a veces en vez de hablar, pero como todos sabemos es lo que más cuesta.

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

es que si no me contestas mis comentarios... mmm... no comento... porque me pongo en cerda aperrada! ja
besos

Cerdos y Cerdas dijo...

Liduvina: ¡bienvenida!

Llian: todos hemos sido alguna vez, pero hay algunos que esta enfermedad le dura para toda la vida

Lila Biscia: jaja, pero qué comentarios? a cuáles te referís?

Minombresabeahierba dijo...

Los hombres somos escuchadores de mujeres...sino nos revientan...asi es mi experiencia de décadas....las cosas que hay que escuchar poniendo cara de interesante y decir

segui..contá en mas detallle!!!

abrazo

Paula dijo...

Jajajaajjaaja, ni que conocieras a buena parte de mis parientes!!!!
Son de interrumpir, elevando la voz, y te dan ganas de matarlossss!!!
Ahí aplico la armonía, pero bajo esta onda: Hablá solo/a, matate soberbio/a!!!

carmeloti dijo...

Jo. der que bueno, jajajajjajaa.

Me acabas de recirdar en varias escenas a mi ex, con su IPHONE, que es su actual novia o el instrumento donde las caza.

De paso me acorde de mi más mejor amiga, que da igual lo que le cuente siempre está de viaje espacial, y cuando cree que he terminado de contarle lo que me está abrochando el corazón, a ella le pasó peor, es la "Lo mio fue peor"

A mi madre, cuando le cuento que me han dejado, da igual lo que le cuente, acabará diciendo; "si es que eres muy rara y tienes muchos pájaros en la cabeza y peces en el café".

Me he reido mucho, gracias, hacer reir es todo un arte